Ahorra dinero mejorando la productividad en tus juntas

En Estados Unidos se llevan a cabo cerca de 11 millones de juntas al día, un tercio de ellas son improductivas. Esta deficiencia les cuesta cerca de $37 mil millones de dólares al año. Lo difícil de entender es que después de tanto tiempo de realizarlas no se haya resuelto una forma de hacerlas eficientes y productivas.

Un grupo de psicólogos ha analizado el por qué las juntas no funcionan como deberían y a continuación se
encuentran las recomendaciones para mejorar la productividad en ellas:

  • Reduce la cantidad de juntas a la semana. Si 1/3 de ellas no son de provecho, elimina las prescindibles.
  • Escucha al experto no al hablador del grupo. Mucha gente pasa bastante tiempo tratando de distinguir al que realmente sabe del que sólo habla por hablar. Identifica quiénes son los que saben y centra tu atención en ellos.
  • Modera tu consumo de café. Hombres y mujeres responden de manera opuesta a la cafeína en juntas estresantes. A los hombres les afecta el exceso mientras que a las mujeres les beneficia. Toma tus precauciones.
  • Mide la junta de acuerdo a los temas revisados, no al tiempo. Establece un número de tareas a trabajar durante la junta en vez de establecer un tiempo limitado. Lo que sí puedes hacer es darle un tiempo a cada tarea y así programar la duración de acuerdo a tus pendientes.
  • No llegues tarde. Se pierde mucho tiempo esperando que alguien llegue y puede provocar tensión en el equipo.
  • Maneja tus emociones. No trates de fingir tu estado de ánimo, al hacer esto distraes tu atención de lo importante a tratar de que nadie note tu disgusto.
  • Invita a las personas indispensables. Entre menos personas es más fácil llegar a acuerdos y evitar interferencias.
  • Evita comer durante la reunión. A menos que todos estén comiendo, es recomendable que no lo hagas, puedes hacer ruidos y llevar olores desagradables que los pueda distraer.
  • No utilices tu teléfono durante una reunión. Es de mala educación, te distrae y da a entender que todo lo que estás haciendo en él es más importante que el cumplimiento de la agenda. De preferencia no lo pongas ni en la mesa.

Fuente: Business Insider

Speak Your Mind

*